Welcome To Special Olympics International!

We are a global organization with programs in 170 countries. This site may be customized by language and geographic region.

Futuro lleno de esperanza

Cuando nació, Deon Namiseb fue prácticamente descartado pero Olimpiadas Especiales le dio una oportunidad y esperanza. En la actualidad, Deon es un atleta consumado y un modelo a seguir.

Futuro lleno de esperanza

Deon Namiseb fue capitán del equipo de fútbol de Olimpiadas Especiales que ganó la plata. Desde entonces, ha ayudado a planificar la semana Football for Hope de 2008.

Deon Namiseb quiere desafiar todas las expectativas sobre las personas con discapacidad intelectual, especialmente todas las bajas expectativas. Cuando Deon nació en Namibia en 1978, los médicos vieron que tenía varias discapacidades y una parálisis. Apartaron al niño a una esquina y lo abandonaron a su muerte. Pero la tía de Deon trabajaba en el hospital como limpiadora y rescató a su joven sobrino de lo que podría haber sido una negligencia fatal.

En esos años, muchas otras personas compartían las bajas expectativas de los médicos. Como resultado, Deon recuerda que su infancia y su juventud fueron "un poco difíciles". Pero entonces descubrió las Olimpiadas Especiales.

Una nueva vida

Deon Namiseb ha recibido el reconocimiento de héroe deportivo nacional en toda Namibia, donde ha contribuido inmensamente a su país, defendiendo de forma activa los derechos de las personas con discapacidad intelectual.

Deon ha participado en las Olimpiadas Especiales desde 1998, el año en que la organización se estableció en Namibia. Afirma que las Olimpiadas Especiales han cambiado su vida "a mejor" y "han abierto puertas".

Participo en los primeros eventos de fútbol y atletismo y fue seleccionado como representante alternativo de Namibia en los Juegos Mundiales de Verano de Dublín. En los Juegos Mundiales de 2007, fue capitán del equipo de fútbol de Olimpiadas Especiales que logró la plata. Desde entonces, ha ayudado a planificar la semana Football for Hope de 2008 y la competición de baloncesto unificado de 2009. 

Deon siempre busca nuevas maneras de servir a la comunidad. Ayuda en la guardería de su madre para huérfanos y otros niños vulnerables. Entrena un equipo de fútbol femenino sénior en una barriada pobre de la capital de Namibia. Es un asistente certificado de Olimpiadas Especiales para el movimiento Football for Hope. Y trabaja con estudiantes que repiten el 10º grado en una universidad de Namibia, afanándose por ayudarles a que tengan éxito.

Un héroe y un promotor

Deon Namiseb ha recibido el reconocimiento de héroe deportivo nacional en toda Namibia, donde ha contribuido inmensamente a su país, defendiendo de forma activa los derechos de las personas con discapacidad intelectual. Ha recibido el premio al deportista discapacitado del año, parte del premio de deportes de Namibia. Fue capitán del equipo de fútbol de Namibia en las Olimpiadas Especiales, en las que ganó el premio al equipo deportivo de discapacitados del año. Deon fue seleccionado recientemente Mensajero global internacional, que representa a millones de atletas con discapacidad intelectual y realiza conferencias para dar a conocer en todo el mundo la fuerza de los deportes: "Las Olimpiadas Especiales me han ayudado a participar en deportes y difundir mi mensaje", afirma Deon, de 32 años, que ha participado en competiciones de fútbol y atletismo. Deon ha dejado atrás una vida temprana de penurias y dice que solo mira hacia delante, porque "mi presente y mi futuro están llenos de esperanza".