septiembre 19, 2012 | North America: District of Columbia

Una experiencia para recordar

By Rafael Pacheco

El equipo hace una piña mientras se prepara la segunda parte.

Cuando entré en el pabellón de baloncesto del colegio St. Coletta School en Washington D.C., no sabía lo que me esperaba ver allí. Solo sabía que estaba allí para participar en la liga de baloncesto de Deportes Unificados de las Olimpiadas Especiales. Lo que allí viví cambió para siempre mi forma de pensar sobre las personas con discapacidades intelectuales. Los mismos sentimientos, emociones y unión entre compañeros de equipo que yo ya había vivido en el pasado se hacieron presentes mientras jugaba con mi equipo de Deportes Unificados. Hicimos una jugada en la que mi equipo se recuperó de una desventaja de 20 puntos en el segundo tiempo.Estábamos ante un empate a 10 segundos de finalizar el partido y el otro equipo tenía la posesión del balón. La gente en las gradas estaba gritando a pleno pulmón. En una milésima de segundo robamos el balón, hicimos un pase largo a uno de nuestros jugadores y le hicieron falta. Se colocó en la línea de tiro libre, falló el primer tiro y agachó la cabeza. Me acerqué a él y le dije: “¡Lo tienes todo hecho!” Después escuché un murmullo, la gente estalló de alegría y saltó a la cancha. Nunca olvidaré ese momento

About Rafael Pacheco: Vivo en Washington y trabajo para las Olimpiadas Especiales.
Share

¿Tiene una historia para compartir?

Cuéntenos su historia para que podamos publicarla y que los demás la conozcan..



*

Special Olympics - Become a Fan