septiembre 21, 2012 | SOI General: Headquarters

Renacimiento a través del regalo de oír.

By Stephen Corbin

Nunca olvidaré el momento – la energía, la emoción, la celebración, las lágrimas. Fue en 2005 en los Juegos Mundiales de Invierno en Nagano, Japón. El equipo de Uganda visitaba al programa Healthy Athletes, vestidos con unos coloridos uniformes. Un entrenador llevó a una de sus atletas de Fútbol Unificado, Alice, de 18 años, a realizarle un examen auditivo, que mostró que no podía oír. Después del examen, dos cosas quedaron claras.
Que Alice presentaba una significante pérdida auditiva en ambos oídos y que el problema podría ser tratado con ayuda de audífonos. Se le hicieron unos moldes a medida de los conductos auditivos y se enviaron para fabricar los audífonos. Al día siguiente, Alice volvió y se les pusieron. En ese preciso momento, el doctor Gil Herer dijo en voz baja: “Alice”. Ella levantó la cabeza con total asombro. Sus ojos se llevaron de lagrimas. Sus compañeros de equipo saltaron de alegría, como si hubiesen ganado la medalla de oro, y se empezaron a abrazar. El jefe de la delegación dijo: “Alice nunca antes había oído decir su nombre. Ahora puede escuchar a sus compañeros y asistir al colegio porque puede aprender”. Otros atletas recibieron el milagro de poder oír en estos Juegos. Yo tuve muchísima suerte de ver esto en persona.

About Stephen Corbin: Soy vicepresidente senior, Impacto Comunitario, en la oficina central de Las Olimpiadas Especiales
Share

¿Tiene una historia para compartir?

Cuéntenos su historia para que podamos publicarla y que los demás la conozcan..



*

Special Olympics - Become a Fan